Aula Intercultural

Colegio Santa María la Nueva y San José Artesano. Burgos

Dibujo de un grupo de jóvenes ante la paloma de la paz

CONSTRUYENDO RELACIONES EN POSITIVO

Presentamos la campaña “Educar para encontrarnos. Educar sin exclusión. Stop Racismo” en los grupos de Formación Profesional Básica de Fabricación, Electricidad y Servicios Administrativos. Con estos grupos trabajamos teniendo en cuenta los entornos laborales futuros, al mismo tiempo que analizamos la realidad educativa que día a día viven.

Hablamos sobre convivencia escolar y cómo en muchas ocasiones no hablamos de conflictos si no ha sucedido algún episodio considerado grave como una agresión física o si no existen casos de bullying. Hablan de pegarse “lo normal”.

Analizamos sus experiencias previas en otros colegios y algunos chicos comentaban que los insultos forman parte de la vida cotidiana de muchos centros. Muchas veces se dice que esos insultos son bromas, para hacer chiste y risa, sin embargo la frontera entre el chiste y el agravio muchas veces depende del día con el que vengamos a clase, de cómo nos haya ido en casa, en la calle o de lo que haya sucedido en la hora anterior. La misma broma un día que estamos sensibles puede sentarnos mal y ser el detonante de una discusión o pelea.

Consideran que aprender a relacionarse desde el respeto y el cuidado es algo que se valora, sin embargo chicos y chicas hablan de la ausencia de herramientas para decir las cosas en momentos de enfado desde la calma y canalizar la rabia. También hablan de que no existen espacios para aprender a tener estrategias para construir relaciones en positivo. Para ellas y ellos a pesar de que se diga que hay que tener respeto, entre iguales se da mucho la idea de que hay que pasar de lo que te dicen, ser fuerte, que no te importe y si te pegan dar tu un golpe más fuerte. La cultura de tonto el último no es sólo una frase hecha comentan. Si no quieres que te peguen te tienes que defender aseguran.

Todas y todos conocen chicas y chicos a las y los que han tratado mal cuando era más pequeños en el cole. Vienen de más de 10 centros diferentes y todo el mundo conoce a alguien con el que se metían por cómo era físicamente o por sus capacidades físicas o intelectuales. Todas y todas coinciden que es necesario cambiar la cultura que hay en los centros educativos entre chicas y chicos para que la diversidad sea vista como una oportunidad porque las diferencias son consideradas estigmas. Hablan de crear referentes positivos para que cada uno sea como quiera ser. Para no tener que aprender a defenderte sino a compartir quién eres.

Herramientas:

50 años, soñando con…

Acerca del autor

Entradas relacionadas