home    

Las novedades

Los orígenes de la literatura infantil y juvenil a debate en el segundo día de CILELIJ

Sábado 27 febrero 2010

Bajo el lema "Érase una vez*": de dónde viene la LIJ Iberoamericana, 16 expertos en Literatura Infantil y Juvenil han analizado los orígenes de la literatura para niños y jóvenes en Iberoamérica. - El día concluyó con la presentación de "Historia de la LIJ" en América Latina, un libro editado por la Fundación SM, en el que el chileno Manuel Peña Muñoz hace un recorrido de la literatura infantil, desde el mundo prehispánico hasta la actualidad, de los 21 países de Latinoamérica.

Bajo el lema "Érase una vez": de dónde viene la LIJ Iberoamericana, 16 expertos en Literatura Infantil y Juvenil han analizado los orígenes de la literatura para niños y jóvenes en Iberoamérica durante la primera jornada de ponencias del I Congreso Iberoamericano de Lengua y Literatura Infantil y Juvenil (CILELIJ) que se celebra estos días en el Museo de Arte Contemporáneo (MAC) de Santiago de Chile.

Esta primera jornada, celebrada ayer y que contó con la presencia de más de 400 personas, comenzó con la intervención de la escritora brasileña Ana María Machado, quien abordó las herencias históricas de los escritos para niños y el paralelismo entre la valoración de la educación y el desarrollo de la literatura infantil. Durante su ponencia, Machado señaló como una necesidad imperante que "los profesores lean más críticamente, pues son ellos quienes tienen la capacidad de motivar en las aulas".

A continuación el escritor y académico español Jaime García Padrino y el autor cubano Antonio Orlando Rodríguez, en una ponencia a dos voces, abordaron los orígenes de la Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) en España y en América Latina.

García Padrino centró su intervención en los orígenes de la LIJ en España, desde el siglo XIX hasta 1980, y marcó el inicio de las publicaciones infantiles, con un cierto carácter sistemático, en torno al último cuarto del siglo XX.

El académico profundizó en las figuras clave de esta evolución en el período anterior al inicio de la Guerra Civil Española: el padre Coloma, como recreador del folclore; Salvador Bartolozzi y su innovación del género fantástico; Antoniorrobles, creador destacado por el tratamiento del humor, del absurdo y el disparate en el cuento infantil; y Elena Fortún, como autora que rompió los moldes estereotipados sobre los protagonistas infantiles en ambientes reales, introduciendo así una mirada más crítica sobre el mundo de la infancia y sus relaciones con los adultos.

García Padrino señaló que "tras la difícil continuidad de las creaciones literarias dedicadas a la infancia y a la juventud, durante los años trágicos de 1936-1939, aparecieron las figuras que contribuyeron a recuperar la dignidad de la Literatura Infantil a lo largo de la dura década de la postguerra, como, Elisabeth Mulder, María Luz Morales, Mª Luisa Gefaell y Celia Viñas"

Por último, García Padrino destacó las aportaciones que hicieron posible hablar de una nueva Edad de Oro en los años sesenta y de los expectativas por un cambio radical a lo largo de la década de los setenta, gracias a escritores como Ana María Matute, Ángela Ionescu, Montserrat del Amo, Fernando Alonso, Juan Farias..., es decir, los creadores que pueden ser considerados como clásicos actuales de la Literatura Infantil y Juvenil creada y publicada en España.

Finalmente, el cubano Antonio Orlando Rodríguez dedicó su intervención a los orígenes de la LIJ en América Latina. En ella destacó la pervivencia de lo indígena y los préstamos europeos y repasó los principales hitos en cada uno de los países.

Por su parte, la española Gemma Lluch, profesora titular de la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de la Universitat de València, abordó el panorama de la investigación de la LIJ en Iberoamérica y señaló que es necesario "establecer líneas prioritarias de investigación que contribuya a la formulación, ejecución, seguimiento y evaluación de las políticas y planes del libro y la lectura en los diferentes países de Iberoamérica". Además, afirmó que en estos momentos, "es fundamental adelantarnos a investigar cómo será el libro infantil y juvenil digital".

Más adelante, otra española, Victoria Fernández, especialista y crítica de Literatura Infantil y Juvenil y directora de la revista CLIJ, presentó una propuesta de consenso para lograr un "canon de títulos de la LIJ iberoamericana".

La jornada de ponencias finalizó con las intervenciones del argentino Istchvanch, quien hizo un recorrido visual de las corrientes estéticas europeas y autóctonas de la historia de la ilustración infantil iberoamericana; la brasileña Dolores Prades, que hizo un repaso de la historia de la edición infantil en América Latina a través de los editores y las editoriales europeas e indigenistas; y el mexicano Daniel Goldin, que a modo de conclusión, hizo una interpretación de las luces y las sombras de los orígenes de la LIJ.

Recuerdo a grandes figuras y títulos de la LIJ.

En esta primera jornada de análisis de los orígenes de la Literatura Infantil y Juvenil, también se dedicó un espacio a recordar algunos nombres y títulos señeros de esta literatura en Iberoamérica.

Autores y expertos hablaron de la figura más relevante en sus respectivos países. Así pues, Aramís Quintero (Cuba) recordó la figura del cubano José Martí (1853-1895), Beatriz Helena Robledo (Colombia) del colombiano Rafael Pombo (1833-1912), Marisa Lajolo (Brasil) del brasileño J. B. Monterero Lobato (1882-1948), Jaime Quezada (Chile) de la chilena Gabriela Mistral (1889-1957), Ana María Güiraldes (Chile) de la chilena "Marcela Paz" (1902-1985), Daniel Goldin (México) del mexicano Francisco Gabilondo Soler (1907-1990), Carlos Silveyra (Argentina) al argentino Javier Villafañe (1909-1996), Manuel Peña (Chile) a la española Carmen Bravo Villasante (1918-1994) y Gaby Vallejo (Bolivia) al boliviano a Óscar Alfaro (1921-1963).

Presentación del libro Historia de la LIJ en América Latina.

El día concluyó con la presentación de Historia de la LIJ en América Latina, un libro editado por la Fundación SM, en el que el chileno Manuel Peña Muñoz reúne un largo trabajo de investigación en torno a la historia de la literatura infantil latinoamericana.

El libro resulta de gran utilidad, principalmente para profesorado, bibliotecarios, editores, universitarios y profesionales del libro, tanto de España como de Latinoamérica, pues brinda un panorama de la literatura infantil desde el mundo prehispánico hasta la actualidad, revisando todos los géneros literarios. Se analiza en cada país el cuento infantil, la novela, la lírica de autor, la poesía infantil de tradición oral, el teatro infantil y los ensayos especializados. También hay información respecto de los juegos y juguetes, las revistas, el teatro de títeres y la ilustración, que en los últimos años se ha profesionalizado en todo el continente.

Esta obra es el resultado de la experiencia de su autor después de leer muchos libros infantiles del continente y de viajar por muchos países en donde compartió experiencias con los escritores y reunió sus libros. Gracias a esta visión de conjunto, el autor puede comparar, ver diferencias y semejanzas respecto de la literatura infantil que se escribe en otros países.


Otros breves



logo FETE-UGT logo blanco logo UGT logo blanco logo Fondo Europeo para la Integracion logo blanco logo
©