CEIP SEVER OCHOA. San Javier, Murcia

MARIA JOSÉ // PRESIDENTA DEL AMPA

"Trabajar con la familia es lo más importante,
los niños reproducen el modelo que ven en casa"

El proyecto coeducativo que el CEIP Severo Ochoa ha integrado en el currículum del centro persigue deconstruir los roles de géneros que dan lugar a una división sexual del trabajo entre hombres y mujeres, a una diversificación profesional sexista y una falta de reparto de tareas relacionadas con el cuidado de las personas, que mayoritariamente siguen recayendo sobre las mujeres

De forma sistemática y desde 2004 el profesorado incluye actividades en sus asignaturas para fomentar la igualdad de derechos y posibilidades entre niños y niñas y evitar reproducir estereotipos sexistas que de forma 'inconsciente' reproducimos.

Según la coordinadora del proyecto coeducativo, María del Carmen Espín, es imprescindible vincular a las familias de todos los alumnos y alumnas, independientemente de su origen, con las decisiones del centro en torno a los valores. Una ingente tarea para la que la Asociación de Madres y Padres del Colegio es imprescindible.
"Este año con la historia de la crisis la gente se anima poco", nos explica María José, la presidenta del AMPA.

Sin embargo, el AMPA no ha amainado su vinculación en el proyecto coeducativo del colegio. Hablamos con la presidenta sobre las estrategias para implicar a las familias, nacionales y extranjeras, en un educación no sexista.

El colegio ha experimentado un cambio de alumnado en poco tiempo, que ahora es mayoritariamente de origen migrante, ¿Cómo se ha traducido este cambio en el AMPA?
Se nota bastante. La mitad de nuestros socios son inmigrantes, mayoritariamente marroquíes (porque más de la mitad de nuestros alumnos son marroquíes). También hay ecuatorianos.

En cuanto a la participación, ¿encuentras alguna diferencia entre las familias autóctonas y las de otros países? ¿Pueden tener alguna dificultad añadida a la hora de participar estas familias?
Aquí tenemos la suerte de que participan todos. Pero suelen participar bastante más las familias marroquíes.

¿Participan igual hombres y mujeres?
Participan más las madres, siempre ocurre así, las madres son las que se ocupan más de la educación de los niños. Las madres implicadas de otros países son pocas pero son muy activas, cuando planteamos algún proyecto siempre participan. Pero en las reuniones que hacemos también vienen padres.

El proyecto de coeducación del centro trata de combatir los roles y estereotipos de género, fomentar la corresponsabilidad, ¿qué importancia tiene que se incluya a las familias en el proyecto de coeducación?
Trabajar con las familias es lo más importante, el niño aprende en el colegio, pero sobre todo de la familia, pues tiende a hacer el modelo que ve en casa: si el padre está en el sofá y la madre está haciendo la cocina, cuando sea mayor la mujer irá a la cocina y el hombre al sofá. Por eso es fundamental que la familia vaya cambiando. Si el niño ve un cambio, que el papá ayuda a la mamá, que la mamá puede hacer cualquier trabajo, poco a poco irá aprendiendo. Quizá en esta generación no cambiaremos, pero si el niño cuando sea mayor ya tiene inculcado algo, luego a sus hijos se lo inculcará también. Así, poco a poco, las generaciones irán cambiando.

¿Cómo se trabaja la coeducación con las familias?
A las familias se les mandan cartas con pautas. Por ejemplo, con las tareas del hogar: que pueden hacerlo tanto niños como niñas. A la hora de hablar, no tener comentarios sexistas en casa. Son pequeños apuntes para ir enseñando a las familias y a los niños que todos pueden hacerlo todo.
El AMPA ha participado en esas cartas que se han mandado a los padres, siempre cuentan con los padres y las madres.
También se han hecho pequeños test con preguntas como ¿quién ayuda a los niños a hacer las tareas del colegio? O ¿quién limpia la casa?, para que la familia también reflexione un poco y se de cuenta de que siempre ponemos "la mamá", y que tenemos que ir cambiando.
También hemos hecho un videoforum con la película "Quiero ser como Beckham", sobre una niña que quería ser futbolista. Vinieron familias inmigrantes y de aquí, y a todas les gustó mucho. Después de la película, cada una trae merienda y debatimos un tema. Acudieron niñas de 6º y en el debate que hicimos decían 'es verdad, las niñas también pueden ser futbolistas'. Las madres también opinaban lo mismo.
También hacemos la historia de 'cuentos del mundo', donde las mamás y los papás contamos cuentos típicos de distintas culturas. El año pasado se escogió un cuento de aquí (El Patito Feo) y otro de Marruecos (Las hijas del campesino). Se hizo una presentación con el ordenador, con dibujos animados y con música. Una mamá lo iba contando en español y otra en marroquí. Buscamos cuentos que tengan una pequeña enseñanza. Con el Patito Feo explicamos a los niños que no importa ni el color, ni la raza, ni la cultura, ni el sexo, que todos somos iguales. Las Hijas del Campesino tiene un mensaje de que no hay que ser avaricioso, ni tener unos más que otros. Gustó mucho y tenemos pensado seguir haciéndolo.

¿Os habéis encontrado alguna resistencia por parte de las familias?
Resistencias qui?as no, pero la cultura marroquí es muy cerrada, los niños vienen predispuestos a que los hombres hacen una cosa y las mujeres otra.

En las familias autóctonas, el discurso de que todos y todas somos iguales quizás no se pone en duda pero, en la práctica, ¿no reproducen los roles de género y esta división sexual del trabajo? Sólo hay que mirar sobre quién recae la responsabilidad de la educación...
Es cierto que quienes más participan en estas actividades educativas son las mamás, pero no se producen resistencias por parte de los padres. Al revés, ellos cuando les comentas el tema te dicen 'sí es cierto', pero está claro que el machismo está inculcado en todas las culturas y cuesta mucho trabajo quitarlo.

Además de las cartas con pautas, ¿qué otras experiencias habéis impulsado desde el AMPA para trabajar la equidad de género dentro de las familias?
Este año tenemos previsto hacer una Escuela de Padres, donde queremos incluir el videofórum. continuar con los cuenta-cuentos, hacer charlas informativas... Ahora estamos preparándolo, todavía no hay gente específica para que venga a las charlas. Hay personas del Instituto de la Mujer, que colaboran con nosotros, y de la Universidad de Murcia también vendrá gente. Las charlas estarán encaminadas al tema del género. Queremos que participen tanto papás como mamás.

¿Para favorecer la participación de padres y madres, qué horarios planteáis? ¿qué otros ganchos?
Estamos planteándolo todavía, pero vamos a probar. Sabemos que por las tardes les viene mejor a los padres, porque trabajan menos por las tardes. Y por las noches es más fácil que vengan más papás y más mamás. En horario escolar vienen las madres que no trabajan (remuneradamente).
También estamos pensando en hacer un mercadillo intercultural con dulces y ropa típica y así integrarnos más unos con los otros.